Integración Internacional

MERCOSUR

Desde 1994, los encuentros de los psicólogos del MERCOSUR, convocados por las entidades gremiales nacionales de cada uno de los países, tuvieron como objetivo promover el intercambio entre los psicólogos. El trabajo arduo llevado a cabo desde entonces, tuvo como meta lograr acuerdos y/o protocolos de cooperación y respeto mutuo entre las entidades.

Las entidades gremiales de cada país, es decir la Federación de Psicólogos de la República Argentina (FePRA), el Conselho Federal de Psicología del Brasil, la Sociedad Paraguaya de Psicología y la Coordinadora de Psicólogos del Uruguay, llevaron a cabo ese proceso desde 1994 hasta comenzado el año 2001.

En 1996 se incorporó el Colegio de Psicólogos de Chile. En 1997 hizo lo propio el Colegio de Psicólogos de Bolivia. Las primeras entidades, definieron a la integración como una perspectiva de constituir un espacio de crecimiento, intercambio científico y profesional, basado en la reciprocidad, solidaridad y respeto a las diferencias socioculturales, enfatizando positivamente los aportes específicos de cada país. También, en el II Encuentro se definió al Comité Coordinador de Psicólogos del Mercosur, como instancia de conducción del trabajo en conjunto.

Los protocolos firmados por las entidades que componen dicho Comité, fueron comunicadas a las respectivas Cancillerías en cada uno de los países. Por nuestra parte, la FePRA a través de la Confederación General de Profesionales (CGP) participa del Foro Consultivo Economico y Social (Fecs), que es uno de los niveles de conducción del MERCOSUR. Así fue que se definieron:

VER DETALLES DEL FORO CONSULTIVO ECONÓMICO Y SOCIAL (FECS)

 

UNIÓN LATINOAMERICANA DE PSICOLOGÍA

El 5 de abril de 1997 en la sede de la Coordinadora de Psicólogos del Uruguay, se realizó el IV Encuentro Integrador de Psicólogos del Mercosur. Estuvieron presentes, representantes de las cinco entidades de los países miembros. El temario incluyó aspectos de la organización del Comité Coordinador de Psicólogos del Mercosur, y trabajó paralelamente la Comisión de Formación y de Ética quienes produjeron avances importantes hacia la firma de los respectivos protocolos. El punto 5 y 6 de las conclusiones de este IV Encuentro Integrador, nos ubica en la cuestión de la proyección hacia Latinoamérica:

"……el Comité Coordinador…acuerda en los siguientes puntos:

5. Propender a la unión de la psicología y de los psicólogos en Latinoamérica, en todas sus expresiones teóricas y metodológicas. Para ello, el Comité Coordinador participará del Congreso SIP en San Pablo. 6. Tender a la creación de un espacio representativo de la psicología latinoamericana. Para ello se mantendrá una permanente comunicación con colegas e instituciones nucleadoras de psicólogos en los países de Latinoamérica." Por primera vez en el seno del grupo de trabajo que constituíamos los representantes de las entidades gremiales de los países Mercosur, aparecía el propósito expansivo y la visión del contexto latino en el cual estábamos. De ahí en más, el debate del tema tuvo diferentes matices y tonos, en cada uno de los siguientes encuentros que se realizaban. Se sumó a ello, algunos cambios y/o alternancias de los representantes de las entidades como ser Brasil y Uruguay. En junio de 1997, en el Congreso SIP que se realizó en San Pablo, con la coordinación y organización de los representantes de Brasil, se presentó el Simposio en el que se expuso el desarrollo del Comité y los proyectos encarados. El representante chileno, Carlos Urrutia, tuvo a su cargo referirse al proyecto de la unión latinoamericana, avanzando con los contenidos de un estatuto. Al Simposio, se invitó a participar en la exposición a colegas de Perú, Costa Rica, Cuba, Venezuela, Bolivia, que estaban presentes en el Congreso. En agosto de 1997 en Asunción, la reunión de los representantes de Argentina, Bolivia, Uruguay, Brasil y Paraguay estuvo dedicada mayormente, a definir y acercar las diferencias que surgían en torno a cómo se entendía y a partir de allí el para qué, de la unión latinoamericana. El debate fue intenso y rico en intercambio. El 7 y 8 de noviembre de 1997, se realizó el V Encuentro Integrador en Santiago de Chile en el marco de un evento científico, se redacta un Acta Acuerdo entre las entidades y una Convocatoria a las entidades de Latinoamérica a partir de los acuerdos de Asunción, y que fue difundida por cada una de las entidades convocantes. El 11 y 12 de junio de 1998, se realizó en La Paz, Bolivia, el VI Encuentro Integrador. Allí se redacta un documento de Difusión según expresa el punto 9 de las Conclusiones:

" 9. Aprobar el Documento de Difusión dirigido a las organizaciones nacionales académicas, gremiales y científicas de psicólogos de Latinoamérica, a difundirse en el III Encuentro Temático, con vistas a la conformación de la Unión Latinoamérica de Psicología." Este acuerdo, refleja un avance importante. Por primera vez se definían las características de las entidades a convocar, y se mencionaba a la Unión de psicología. En agosto de 1998, se realiza el III Encuentro Temático en Buenos Aires. Allí, en las conclusiones del mismo, se da lectura al documento elaborado en La Paz con el propósito de renovar la convocatoria. Finalmente, en setiembre de 1999 se realizó en Buenos el I Encuentro de Entidades de Psicología de América Latina que concluyó manifestando la voluntad, el interés y la voluntad de hacer efectiva una verdadera integración de las entidades de psicología de Latinoamérica. Por nuestro país participaron entidades nacionales de psicología, esto es, la FePRA, la AUAPSI y ADEIP. En julio del año 2001 se realizó en Santiago de Chile un segundo encuentro, a fin de continuar la articulación, y está previsto un tercer encuentro hacia la Unión Latinoamericana de Psicología en Puebla, México, en noviembre de 2002.

VER DECLARACIÓN DE PUEBLA

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS DE ULAPSI

Considerando que:

  1. La realidad social y cultural específica de los países de América Latina justifica la creación de entidades científicas que reflejen los verdaderos problemas del ser humano de la región para promover su desarrollo.
  2. Que los conocimientos deben basarse en estudios y que contengan la diversidad y las necesidades de los países latinoamericanos.
  3. En estos países esos problemas están en el campo de la educación, de la vivienda, de la salud, del trabajo, de las condiciones de vida en general mayoritariamente deficitarias.
  4. Cualquier desarrollo social político y económico debe considerar el acceso equitativo y justo a las condiciones mínimas de vida, para promover la dignidad del ser humano.
  5. Existe una necesidad urgente en América Latina de integrar todos los sectores de la sociedad, en la construcción de políticas públicas que garanticen la igualdad de oportunidades en el acceso a los bienes económicos y culturales y a todas las conquistas del desarrollo de las ciencias y de la tecnología.
  6. La Psicología, en los últimos 50 años, desarrolló un conocimiento científico específico acerca de las necesidades, motivaciones e intereses del ser humano, y que, por lo tanto, tiene la responsabilidad de constituirse en referencias para la construcción de políticas sociales en América Latina.
  7. El desarrollo del cuerpo teórico y científico en América Latina, debe seguirse desarrollando a través del intercambio y de la colaboración entre los profesionales y científicos de los diversos países.
  8. Este intercambio necesario exige una organización y una instancia que se promueva como portavoz de los proyectos colectivos, promoviendo la obtención de recursos necesarios para el desarrollo y el fortalecimiento de todas las instituciones que se dedican a la formación en psicología, a la promoción de la salud, al bienestar del ser humano y a la construcción de las condiciones de vida dignas y la igualdad de oportunidades para todos.
  9. Estas condiciones de vida dignas antes mencionadas configuran derechos humanos; y es un compromiso ético de la psicología preservarlos y tender a que sean respetados en todas sus dimensiones en todo momento y situación. Diversas Entidades de Psicología existentes en América Latina resuelven agruparse en la Unión Latinoamericana de Entidades de Psicología (ULAPSI), para obtener una organización mayor que vele por el cumplimiento efectivo de los fines antes enunciados, orientados por los siguientes principios:
  1. Coadyuvar al crecimiento y la construcción de la democracia y soberanía nacionales
  2. Promover la tolerancia, equidad, libertad, pluralidad, responsabilidad y solidaridad social
  3. Contribuir al reconocimiento y defensa de los derechos humanos
  4. Solidaridad y respeto a los pueblos y a cada una de las entidades de Psicología que la integren, como también en el espíritu democrático que garantice el funcionamiento de la red
  5. Fomentar el desarrollo y la intervención de prácticas psicológicas éticas
  6. Incentivar una Psicología que comprenda la realidad de los procesos culturales propios de estos países y responda a los requerimientos específicos de sus realidades
  7. Buscar una Psicología plural, en diálogo interno y externo que contribuya significativamente para la integración latinoamericana
  8. Garantizar relaciones de intercambio caracterizadas por el respeto, cooperación y reconocimiento mutuo entre los psicólogos y las entidades de Psicología
  9. Garantizar un espíritu democrático para el funcionamiento de la ULAPSI
  10. Promover estructuras organizativas horizontales en las organizaciones de la Psicología.

 

FEDERACION IBEROAMERICANA DE ASOCIACIONES DE PSICOLOGIA (FIAP)

El 27 de julio del 2002 se comenzó a gestar esta entidad internacional, la que quedó integrada por:

  • Federación de Psicólogos de la República Argentina.
  • Colegio de Psicólogos de Chile.
  • Colegio Oficial de Psicólogos de España.
  • Colegio de Psicólogos del Perú.
  • Consejo Nacional de Enseñanza e Investigación de la Psicología de México.
  • Federación de Psicólogos de Venezuela.

OBJETIVOS ACORDADOS

  1. Promocionar la comunicación y cooperación entre las asociaciones miembros de Iberoamérica, y contribuir a su desarrollo.
  2. Promocionar el establecimiento de códigos éticos de la práctica profesional.
  3. Promover la aplicación de la psicología como un medio de mejorar el bienestar de aquellos a los cuales los psicólogos prestan sus servicios.
  4. Promocionar el desarrollo de la psicología y su aplicación, con particular referencia a la formación profesional y al estatus profesional de los psicólogos.
  5. Respaldar los intereses de la psicología y su aplicación en relación a cualquier organización iberoamericana o internacional, relacionada con establecer requisitos para la práctica de la psicología profesional.
  6. Apoyar a las asociaciones miembros para promover los intereses de la psicología en sus países.
  7. Facilitar contactos con organismos internacionales de psicología.
  8. Promover el desarrollo de la psicología científica y profesional en todas sus áreas y en materias específicas, y prestar apoyo en la coordinación de esta actividad.

Para estos objetivos, la FIAP: Organizará contactos y redes entre las asociaciones miembros.

Establecerá relaciones con organizaciones nacionales e internacionales relevantes y órganos administrativos en Iberoamérica.

Difundirá información relativa a asuntos profesionales de los psicólogos: formación, ética, organización profesional, etc.

Organizará conferencias regulares, seminarios y reuniones para los psicólogos en todas aquellas materias anexas y conexas de la psicología, en los países de las asociaciones miembros.

Gestionará acciones encaminadas a desarrollar la investigación en psicología.

 

 

RED IBEROAMERICANA DE PSICOLOGIA DE LA EMERGENCIA (RIPE)

La Federación se incluyó como socia de la RIPE, en diciembre 2012.  Dentro del espíritu de cooperación global de la Unión Europea, esta RED es un proyecto de Psicofundación que está integrada al Colegio Oficial de Psicólogos de España, y tiene por objeto hermanar a los psicólogos de la Unión Europea y los países Iberoamericanos, para conseguir compartir propósitos, objetivos y procedimientos, así como fomentar la investigación, la formación, el desarrollo e innovación en el área de la Psicología de Emergencias, de forma globalizada.

El Proyecto RIPE pretende la creación de un Grupo Interinstitucional de Psicología de Emergencias y Catástrofes, bajo el marco de Psicofundación, con la participación del Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos de España, la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Psicología (FIAP), la European Federation of Psychologist Associations (EFPA) y otras organizaciones profesionales vinculadas con la  intervención en emergencias y situaciones de catástrofe, para la constitución una red internacional para el desarrollo de la psicología de emergencias.